La guía definitiva para escoger un molinillo para espresso

1 Shares
0
0
1

Seguramente has leído más de una vez que es mucho mejor un café preparado con café recién molido que comprarlo ya molido del supermercado, lo cual es totalmente cierto. Quizás, empujado por un arrebato de optimismo te has lanzado a mirar molinillos en Amazon o cualquier otra tienda. Pero ojo, no todos son igual de recomendables.

Si no quieres arrepentirte de tu compra te aconsejo que sigas leyendo. Voy a explicarte qué debes tener en cuenta al elegir un molinillo de café para espresso y qué modelos concretos comprar.

Requisitos en tu molinillo si lo quieres para preparar espresso

Quizás te sorprenda el hecho que haya que diferenciar entre molinillos para preparar espresso y otro tipo de variedades de café. Lo cierto es que el espresso requiere de una molienda muy fina, mucho más que el café filtrado y otras preparaciones de moda como el V60.

Por eso, los típicos molinillos chinorris de 20€ o 30€ no nos sirven para espresso. Además, hay otras consideraciones a tener en cuenta:

  • Hay tres tipos de molinillos que puedes comprar: el molinillo eléctrico de muelas, el molinillo eléctrico de cuchillas y el molinillo manual. Para espresso, conviene el primero.
  • Generalmente, cuanto más amplio sea el rango de ajustes de molienda, mejor, ya que podremos ir “afinando” hasta encontrar el ajuste adecuado para nuestro café.
  • Aunque no es imprescindible, viene muy bien que el molinillo tenga soporte de portafiltros para que el café molido caiga directamente en el filtro.
  • Ya que vas a usarlo para espresso, considera la opción de comprar una cafetera con molinillo integrado, y así lo tienes todo en la misma máquina.

¿Por qué un molinillo manual o de cuchillas no sirve para espresso?

Como te decía, el espresso necesita una molienda muy fina, pues de lo que se trata es de hacer pasar agua de forma rápida y a mucha presión por una pastilla de café molido comprimido. Si el café ha sido molido de forma gruesa, el agua pasará demasiado rápido y no le dará tiempo a absorber los aromas y otras sustancias del café. El resultado: un café aguado, con poco cuerpo.

Los molinillos de cuchillas no sirven porque trituran el café, dejando una molienda inconsistente en la que quedan trozos más grandes y otros más pequeños. Esto crea inconsistencias durante la extracción, como por ejemplo, que durante unos instantes salga el café más rápido y luego más lento, o que salga café más por un lado del portafiltros que por el otro.

Las cuchillas plantean otro problema: como deben estar en funcionamiento durante un rato largo para que les de tiempo a moler bien todos los granos, se sobrecalientan, calentando de más el café, lo cual no es buena porque acelera su oxidación. Esto afecta al sabor y aroma.

Por su parte, los molinillos de muelas prensan y desmenuzan los granos, logrando una molienda más uniforme y consistente. Los molinillos de muelas gozan también de un mayor control sobre el grado de molienda, pues disponen de ajuste del grado de molienda, que consiste en juntar o separar las muelas; cuanto más juntas, más fino saldrá el café, y cuanto más separadas estén, más grueso obtendremos el molido.

La diferencia entre un molinillo de cuchillas y uno cónico o de muelas es abismal. No hace falta ser un barista experimentado para anticipar cuál de los dos molerá más fino y consistente

Los defectos de una molienda demasiado gruesa o inconsistente se pueden camuflar con el uso de filtros presurizados, pero el mejor espresso se consigue con filtros no presurizados y calibrando correctamente molienda y dosis. Y aún usando filtros presurizados, se nota mucha diferencia en intensidad, sabor y cantidad de crema cuando la molienda es la adecuada.

¿Molinillo de muelas cónicas o planas? ¿De acero inoxidable o cerámico?

Bien, ya sabes que lo mejor para espresso es el molinillo de muelas. Pero de estos hay dos tipos, los cónicos o los de muelas planas.

Los molinillos, ya sean de muelas planas o cónicas, constan de dos muelas, una que está fija y la otra que da vueltas. En las muelas planas hay dos discos paralelos, con una serie de dientes que son los que “machacan” los granos y los desmenuzan. Por su parte, las muelas cónicas tienen una forma de cono, y tienen también una superficie dentada, que es la que rompe los granos.

¿Es uno de los dos mejor que el otro? En el mundillo barista no existe un consenso claro acerca de cuál de los dos es mejor, siendo equivalentes en cuanto a calidad del molido. Las diferencias entre ambos básicamente radican en que las muelas cónicas necesitan menos velocidad (revoluciones por minuto) que unas muelas planas para llevar a cabo el mismo trabajo. Esto tiene sus consecuencias en un entorno profesional en el que se le de un uso continuo al molinillo, pero en un entorno doméstico es intrascendente.

Algo más de debate sí que hay en torno a si elegir molinillos con muelas cerámicas o de acero inoxidable. Con sus ligeras diferencias, en un ámbito doméstico ambos tipos de molinillos ofrecen rendimientos similares y no debería preocuparnos demasiado el material de las muelas.

Rango de ajuste de molienda

Te decía antes que es recomendable contar con un molinillo que tenga un amplio rango de ajustes de molienda. Pero esto no es aconsejable porque ese molinillo vaya a moler más fino -contrariamente a lo que muchos piensan- sino porque nos va a ofrecer más “pasos” intermedios para lograr una molienda adecuada para nuestros granos de café.

Y es que no todos los granos de café son iguales, así que podemos encontrarnos con que un mismo ajuste de molienda aplicado a dos tipos de granos distintos pueden darnos cafés muy distintos, con dosis y tiempos de extracción muy diferentes. Contar con muchos ajustes de molienda nos permite ajustar con más precisión esos cambios.

El soporte para portafiltro, un extra recomendable

Al comprar un molinillo de café que acompañe a nuestra cafetera express también es una buena idea considerar modelos que tengan soporte de portafiltro. Así, cuando se vierta el café molido lo haremos dentro del filtro, lo que es mucho más cómodo a la hora de prepararlo luego.

Un molinillo sin este tipo de soporte también puede servirnos, pero en este tipo de molinillos se hace aconsejable entonces usar un vaso dosificador de café, a ser posible con el diámetro justo para nuestros filtros, de manera que podamos verter el café en el filtro sin que se derrame por los lados.

También hay molinillos que tienen ambas opciones, lo cual es aún mejor: te permite moler pequeñas cantidades y dosificarlas directamente en el portafiltros, o verterlo en cualquier recipiente si algún día quieres moler una gran cantidad de café de una sola vez.

Los molinillos con soporte de portafiltro te permiten colocar cómodamente el portafiltro para verter el café molido directamente en él

¿Y por qué no una cafetera express con molinillo integrado?

Llegados a este punto te planteo una cuestión. ¿Por qué no comprar una cafetera de bomba con molinillo incorporado en vez de comprar un molinillo y la cafetera por separado?

La ventaja de estas cafeteras es evidente: lo tienes todo en una misma máquina, y ahorras espacio y, posiblemente, también dinero. Sin embargo, hay varias razones por las que podrías preferir tener ambas máquinas por separado:

  • Ya tienes la cafetera express, simplemente necesitas un buen molinillo para acompañarla.
  • Tener un molinillo aparte facilita las cosas si este se estropea y debes enviarlo a reparar.
  • El motivo preferido de los baristas: quieres un molinillo de alta gama (los molinillos incorporados en las cafeteras no suelen serlo).

Modelos recomendados

Graef CM800

Uno de los molinillos más recomendables -y recomendados- en este rango de precio, y por ello también de los más vendidos en Amazon.

Dentro tiene muelas cónicas de acero inoxidable con 40 ajustes de molienda, y en los niveles 14 o 15 ya muele suficientemente fino para poder usarlo en cafeteras express con filtros no presurizados, lo que significa que este molinillo es capaz de moler realmente fino en sus ajustes más bajos.

Otra característica muy buena que tiene es que podemos usarlo tanto en un modo de dosificación manual como automático, alternando fácilmente entre los dos modos gracias a un interruptor ubicado en la parte inferior derecha.

El Graef CM800 también se ha ganado buena fama por ser un molinillo con poca retención, gracias a su reducida estática y a un rodamiento de aluminio con 5 palas para facilitar la salida del café. Para la limpieza del molino viene un cepillo de limpieza, si bien es cierto que el principal punto débil de este molinillo es que es algo tosco y complicado de limpiar a fondo.

En definitiva, uno de los mejores molinillos en relación calidad-precio.

Sage the Dose Control Pro

Otro buen molinillo que puede acompañar muy bien a algunas de las cafeteras de la marca que no cuentan con molinillo incorporado, como las Sage Bambino.

Algo que llama la atención: cuenta con 60 ajustes micrométricos de molienda, si bien es cierto que es solo a partir del ajuste 10 para abajo donde podremos moler lo bastante fino para poder trabajar con cafés de especialidad de tueste ligero-medio.

Un punto que lo diferencia respecto al Graef CM800 es que su sistema de dosificación es totalmente automático. En el centro de la máquina tienes un dial de ajuste para seleccionar el tiempo de la duración de la molienda (hasta 50 segundos), con lo que puedes ajustar de esta manera la cantidad de café molido que cae al filtro.

Precisamente, el soporte para el brazo portafiltro cuenta con dos adaptadores, uno para portafiltros de 50 a 54 mm y otro para portafiltros más grandes, de 58 mm de diámetro. Este punto es importante para quienes no quieran limitarse de cara a adquirir en el futuro una cafetera que use filtros de distinto tamaño.

Otra peculiaridad de este Sage the Dose Control Pro es la herramienta niveladora que trae, similar a la Razor Tool que viene con la Sage Barista Express y otras cafeteras de la marca, pero mucho mejor que esta ya que se puede adaptar a diámetros de portafiltros de 50, 54 y 58 mm.

Baratza Sette 30

Baratza 1130 Sette 30 | Molinillo de café eléctrico, Plástico, Negro

335,91 EUR en Amazon

Molinillo de gama alta por parte de una de las marcas más conocidas en entornos baristas y profesionales (Sage emplea molinillos de Baratza en sus modelos de gama alta).

El Sette 30 usa muelas cónicas de acero, con hasta 30 ajustes de molienda, lo cual puede parecer escaso si tenemos en cuenta su precio, pero lo cierto es que no tiene problemas en moler lo suficientemente fino en sus ajustes más bajos, incluso para cafés en grano con tueste claro.

Una de las mejores prestaciones de este modelo es el ajuste del tiempo de la molienda con una precisión de 0.01 segundos. En este sentido es uno de los mejores molinillos de café del mercado, ya que cuesta encontrar una precisión tan fina de tiempo en molinillos en su mismo rango de precios. El ajuste, además, se realiza en un panel de control muy sencillo de utilizar, con una pantalla LCD que te va guiando a la hora de realizar los ajustes.

Como no podía ser de otra manera, tendremos también dosificación directa en el portafiltro, aunque también podremos usar un recipiente si queremos moler grandes cantidades de café de golpe; a través de los brazos convertibles podremos alternar entre uno u otro. Por otra parte, el molino puede ser utilizado también en modo manual, manteniendo pulsado el botón START hasta alcanzar la cantidad deseada.

Seguramente, el punto más flojo de la máquina es la construcción del chasis, que es principalmente de plástico, lo que se siente un poco decepcionante por el precio que se paga por él y además no contribuye a mitigar el ruido. Por lo demás, un fantástico molinillo para lograr una molienda fina y consistente para sus espressos.

Lelit PL71 William

Lelit PL71 William, Molinillo de café prosumer on-Demand con Fresas Planas de Ø 50 mm y Tiempo de molienda Ajustable, 270 W, 0.35 kg, Acero Inoxidable

420,00 EUR en Amazon

Lelit es una marca peculiar, con productos que pueden no parecer muy modernos, pero tiene una reputación más que sobrada en el mundo barista. Este molinillo es uno de los mejores que puedes comprar para casa, con muelas planas de 50 mm, algo más grandes de lo que suele ser habitual.

Algo que puede sorprender a priori es que solo tenga 10 ajustes de molienda, pero en realidad son muchos más, ya que tiene grados micrométricos que permiten ir ajustando la granularidad en pasos muy pequeños, con lo que la precisión a la hora de calibrar es absoluta.

También cuenta con función para ajustar la dosificación para una o dos tazas, y un soporte para portafiltros con altura regulable y una boquilla que se puede orientar en distintos ángulos para dirigir mejor el vertido de café en el filtro.

Melitta Calibra

Vuelvo de nuevo a una recomendación mucho más económica que las dos últimas, con otro fantástico molinillo en relación calidad-precio y con prestaciones mucho más avanzadas de lo que indica su precio.

Sus muelas son cónicas y de acero inoxidable, y tiene 39 ajustes de molienda, pero lo más interesante es el hecho de contar con báscula integrada para pesar con exactitud la dosis y una pantalla LCD en la que puedes escoger entre tres programas de molienda; o por peso, o por segundos, o con dos modos preprogramados para dosis de una o dos tazas.

Lo malo es que no tiene un soporte para portafiltros y se hace un poco incómodo y nada práctico dosificar directamente en él, pero el resto de prestaciones son muy buenas, muele lo bastante fino para poder preparar espresso y su relación calidad-precio es buenísima, así que aquí tienes otro molinillo totalmente recomendado.

*Artículo publicado por primera vez el 27 de Octubre de 2021, actualizado el 18 de Abril con nueva información.

1 Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *