Café espresso vs filtro

Café espresso vs café de filtro: ¿Cuáles son las diferencias?

Con frecuencia se dice que el café espresso es de más calidad que el de filtro, yo muchas veces lo que he dejado escrito en este blog. ¿Pero es eso cierto?

En realidad, se trata de una cuestión de gustos; que yo prefiera el espresso no significa que sea superior al café de filtro. Lo que sí es evidente es que hay diferencias notorias en cuanto a intensidad, sabor, aroma e incluso estética.

Diferencias entre un café espresso y uno de filtro

En la imagen de portada de este artículo puedes ver la diferencia estética entre un café hecho con una máquina espresso y otro hecho con una de filtro: el café espresso (izquierda) tiene crema, y el de filtro no. Pero las diferencias son mucho más relevantes, y afectan también al sabor:

  • Un espresso es muy intenso en cuerpo y sabor. Esta intensidad la da su mayor concentración de aceites, lípidos y ácidos, en comparación con el café filtrado.
  • Precisamente, la mayor diferencia de sabor está en la acidez: el café espresso es más ácido, y generalmente más amargo, aunque de esto depende mucho el tipo de grano y tueste.
  • La menor acidez del café filtrado hace que este sea más fácil de digerir. Es también menos astringente que el espresso, de ahí que este último se asocie también con una mayor sequedad en la boca (y de ahí la costumbre en muchos lugares de servir el espresso acompañado de un vaso de agua).
  • El café filtrado es, pues, más suave, mucho más ligero. Muchos lo describen como “aguado”, aunque no tiene por qué ser así.
  • Estéticamente hay muchas diferencias, como apuntaba antes. El café espresso tiene un color marrón oscuro tipo caramelo, mientras que el café de filtro es negro oscuro.
  • La capa de crema es también otro rasgo característico del café espresso, mientras que en el café de filtro hay muy poca crema o directamente inexistente.
  • Otra diferencia entre ambos es que el espresso es más “limpio”, en el sentido que no caen posos de café a la taza. En el café de filtro sí pueden caer posos (pocos, no muchos) ya que el filtrado no es perfecto, aunque esto depende mucho de la calidad del proceso o la máquina empleada.

¿Y qué hay en cuanto a la cafeína? Por raro que pueda parecer, el café de filtro tiene más contenido en cafeína, aunque tampoco es una diferencia enorme. Esto es así porque la cafeína es un compuesto que se libera en mayor proporción conforme más tiempo pase el agua en contacto con el café, de manera que la preparación más rápida del espresso hace que reúna menos cafeína que un café de filtro.

Café de filtro
El café de filtro es aún más oscuro, y tiene muy poca o nada de crema

¿Cómo se elaboran ambos tipos de café?

Para comprender el por qué de las diferencias hay que entender también cómo se elaboran ambos. Y es que los métodos de preparación son radicalmente distintos.

En la cafetera de filtro se infusiona agua caliente en un filtro con café molido, como si se tratara de un té

Evidentemente, el café espresso se elabora con cafeteras express o cafeteras superautomáticas, mientras que el café de filtro se prepara en cafeteras de goteo o máquinas de cold brew.

La clave del espresso es la velocidad y la enorme presión a la que se extrae. Lo que se hace es hacer pasar agua muy caliente y a muchísima presión sobre un filtro con café molido. La gran presión ejercida por la bomba de la cafetera es lo que consigue extraer todos los compuestos del café en tan poco tiempo.

En cambio, el café de filtro se obtiene agua caliente a través de un filtro donde está el café molido. Debajo hay un embudo, donde se hace caer el agua goteando muy poco a poco a la jarra. Es un proceso de erogación mucho más lento y sin presión, y esto es lo que da, como resultado, un café mucho más suave.

La extracción rápida y con muchísima presión en la cafetera express es lo que da como resultado café mucho más intenso, aromático y con mayor composición de aceites y ácidos; el llamado café espresso. Clic para tuitear

Uno métodos de preparación tan diferentes también dan lugar a unas ventajas e inconvenientes que hay que tener en cuenta:

  • Hay que tener un cierto grado de experiencia o pericia para preparar un espresso de calidad: hay que saber escoger bien el café, elegir bien la molienda, prensar el café correctamente en el filtro y saber qué tipo de filtro manejamos (presurizado o no presurizado).
  • En cambio, el café de filtro es más fácil de elaborar: simplemente hay que ajustar la cantidad de café molido y volumen de agua en el depósito acorde a la cantidad de tazas que queramos preparar. El café de filtro es menos sensible al tipo de café que compramos y de cómo es su grado de molienda.
  • Una ventaja del café de filtro es que prepara un gran volumen de café, lo que lo hace ideal para preparar café para muchas personas a la vez, mientras que las cafeteras express solo sirven, máximo, dos tazas al mismo tiempo. El café de filtro se convierte así en la estrella de las reuniones familiares y con amigos.
  • Esto se traduce también en un precio inferior para las máquinas que preparan el café de filtro. Aunque hay de todo, las cafeteras de goteo o de cold brew son muy económicas, mientras que las cafeteras express son algo más caras sobre todo si nos vamos a por cafeteras con molinillo integrado o cafeteras express para baristas.
Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: José Noguera Morillas.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Clouding.io que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.